BIO

Mi foto
Escritor, improvisador, comediante y músico. Nació en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el barrio de La Paternal, en 1986. Como escritor participa activamente en concursos internacionales de escritura. En diciembre de 2014 publicó su primer libro “Ser Salvaje” bajo la editorial Zeit Ediciones. En marzo de 2019 publicó su segundo trabajo, “Cosmovisión (o la forma en la que interpretás la naturaleza de las cosas)” impreso bajo la misma editorial. Durante el año 2017 formó parte de “Olvida3”, show de stand up improvisado en Absinth Comedy Club. Recorrió varios escenarios de Capital Federal, el conurbano bonaerense y Uruguay. Actualmente se presenta en diferentes funciones en el Paseo La Plaza como comediante invitado. También es integrante del grupo de Improvisación Teatral  “RESET”, un show de improvisación totalmente original. El grupo se consolidó en el 2016 presentándose en varios escenarios porteños. En el año 2018 presentaron su primer temporada #series, inspirado en la improvisación de las series más exitosas de Netflix.

martes, 14 de julio de 2020

UN CUENTO CHINO

La flauta

Cuando no hay nada que perder...


En china inventaron una nueva flauta. Un maestro de música descubrió las sutiles bellezas de su tono y la llevó a su país, donde dio conciertos por todas partes. Una noche se reunió con una comunidad de músicos y amantes de la música que vivían en cierta ciudad. Al final del concierto lo invitaron a tocar. Sacó la flauta nueva y tocó una pieza. Cuando terminó hubo silencio en la habitación durante largo rato. Luego se oyó la voz del más viejo de los presentes desde el fondo del salón: "¡como un dios!".

Al día siguiente, mientras este maestro hacía las maletas para marcharse, los músicos se le acercaron y le preguntaron cuánto se tardaría en aprender a tocar la nueva flauta. "Años", respondió. Le preguntaron si tomaría un alumno y respondió que sí. Cuando se fue, los músicos decidieron entre ellos enviarle a un joven, un flautista brillantemente talentoso, sensible a la belleza, diligente y confiable. Le dieron dinero suficiente par vivir y para pagar las clases del maestro y lo enviaron a la capital, donde aquél vivía. El alumno llegó y fue aceptado por el maestro, quien le dio una sola melodía simple para tocar. Al principio el alumno recibió instrucción sistemática, pero aprendía con facilidad todos los problemas técnicos. Llegaba para la clase diaria, se sentaba y tocaba la melodía y el maestro sólo podía decir: "falta algo". El alumno se esforzaba do todas las formas posibles, practicaba horas y horas, pero día tras día, semana tras semana, todo lo que el maestro decía era "falta algo". El alumno pidió al maestro que cambiara la melodía, pero el maestro se negó. La ejecución diaria de la melodía, y la diaria respuesta "falta algo" continuaron durante meses. La esperanza de éxito del alumno y su miedo al fracaso se intensificaban, y oscilaban entre la agitación y el abatimiento. Finalmente ya no pudo seguir soportando la frustración. Una noche hizo la maleta y huyó sigilosamente. Siguió viviendo un tiempo más en la capital, hasta que se quedó sin dinero. Empezó a beber. Por fin, ya en la miseria, volvió a su tierra natal. Como le daba vergüenza mostrar la cara a sus colegas, encontró una choza en el campo. Todavía poseía sus flautas, todavía tocaba, pero no encontraba nueva inspiración en la música. Los granjeros que pasaban lo oyeron tocar y le enviaron a sus hijos para que les enseñara los rudimentos. De esa manera vivió durante años.

Una mañana alguien golpeó a su puerta. Era el virtuoso más viejo del pueblo, junto con el más joven de los estudiantes. Le dijeron que esa noche darían un concierto, y que todos habían decidido que no se haría sin su presencia. Con cierto esfuerzo vencieron los sentimientos de miedo y de vergüenza del músico, quien casi en trance tomó su flauta y fue con ellos. Comenzó el concierto. Mientras el músico esperaba detrás del escenario nadie interrumpió su silencio interior. Por fin, al final del concierto, lo llamaron al escenario. Se presentó con sus ropas harapientas. Miró la flauta que tenía en las manos: descubrió que había elegido la flauta nueva.

Entonces se dio cuenta de que no tenía nada que ganar ni nada que perder. Se sentó y tocó la misma melodía que había tocado tantas veces para su maestro en el pasado. Cuando terminó se hizo un largo silencio. Luego se oyó la voz del más viejo, quien dijo con suavidad desde el fondo de la habitación: "¡como un dios!".

martes, 17 de marzo de 2020

AMBIGÜEDAD DEL SUFRIMIENTO, Emile Cioran

En las cimas de la desesperación

Un simple pensamiento para los tiempos que corren...

Todo el mundo, tras haber vencido el dolor o la enfermedad, siente, en el fondo de su alma, una nostalgia —aunque sea muy vaga, muy tenue. A pesar de que deseen restablecerse, quienes sufren larga e intensamente se sienten siempre obligados a considerar como una pérdida su probable curación. Cuando el dolor forma parte integrante del ser, su superación suscita necesariamente la nostalgia, como la que se siente ante algo desaparecido. Lo mejor que yo poseo en mí, y también lo que he perdido, se lo debo al sufrimiento. De ahí que no se le pueda amar ni condenar. Yo experimento ante él un sentimiento particular, difícil de definir, pero que posee el encanto y el atractivo de una luz crepuscular. La beatitud alcanzada mediante el sufrimiento no es más que una ilusión, porque ella exigiría la reconciliación con la fatalidad del dolor, para evitar la destrucción. En esa beatitud ilusoria residen los últimos recursos de la vida. La única concesión que puede hacerse al sufrimiento consiste en la nostalgia de la curación, pero esa nostalgia, demasiado vaga y difusa, no puede cristalizarse en la conciencia. Todo dolor que se extingue provoca un sentimiento de turbación, como si el regreso al equilibrio prohibiera para siempre el acceso a regiones torturadoras y fascinantes a la vez que no se pueden abandonar sin cierta añoranza. Puesto que el sufrimiento no nos ha revelado la belleza, ninguna otra luz puede ya seducirnos. ¿Nos atraen aún las tinieblas del sufrimiento?

martes, 3 de marzo de 2020

TALLER DE ESCRITURA CREATIVA

El primer paso siempre es dar el primer paso...


A partir del día de la fecha se abren las inscripciones para el primer taller de escritura creativa dictado por Manu Ruffa. Las clases están orientadas al descubrimiento del potencial interno que cada uno de los participantes tiene y que hoy no es utilizado por desconocimiento o bloqueo. El objetivo de este taller es ofrecer las herramientas y las técnicas necesarias para poder comenzar a conectarse con
el material que deseamos trabajar. Por eso, no es necesario tener experiencia previa.

El formato de trabajo se compone de una parte teórica y una parte práctica. La teoría será la base fundamental a desarrollar para obtener el primordial y la práctica será la responsable de afianzar esos conocimientos aprendidos en el papel.

Este taller inicial de escritura creativa no sólo cuenta con herramientas lingüísticas sino además se fusionará con técnicas de escritura de guión y escritura de materiales para comedia stand up. ¿Por qué? Porque la fusión de técnicas les permitirá a los participantes contar con un sinfín de soluciones en momentos de poca creatividad o estancamiento productivo.

Consulta e inscripciones

Inst: @manu.ruffa

domingo, 23 de febrero de 2020

COSMOVISIÓN (o la forma en la que interpretás la naturaleza de las cosas)

NACE EL SEGUNDO HIJO PRODIGIO


Han pasado cinco años ya desde la última publicación de mi primer libro "SER SALVAJE". Todo parece atravesado por el tiempo y las posibilidades de una nueva edición se me configuran tan lejanas que casi me da la impresión de que se determinan como imposibles. Pero algunos dicen que los imposibles no existen y así se presenta en una mañana de un tardío verano "COSMOVISIÓN (o la forma en la que interpretás la naturaleza de las cosas). Luego de meses de trabajo de corrección literaria en conjunto con Osvaldo Beker y un delicado y puntilloso trabajo de ilustraciones y edición de tapa por Stephanie Sallot, cobra vida este nuevo libro que reúne 16 de los más recientes cuentos y una nouvelle

Para aquellos que desean echar un vistazo al núcleo intrínseco de esta nueva edición, les comparto un recorte del prólogo redactado por Osvaldo Beker, con quien siempre es un honor y un placer poder contar con su amistad:

Cosmovisión reúne una nouvelle y una serie de cuentos que ostentan un narrador, diría yo, “hiperobservador” y que, más allá del de la vista, apuesta por el alcance de todos los sentidos en su abordaje de lo cotidiano por sobre lo grandilocuente. La nouvelle ya lleva como título (y se lo traslada a posteriori al volumen todo) un significante que emana sentidos anclados en los estudios filosóficos: ¿qué caracteriza a una época?, ¿cuáles vendrían a ser los hechos decibles y no decibles de un momento histórico?, ¿de qué modo los distintos hechos sociales son traducibles en palabras?, en definitiva, ¿de qué se habla, y cómo se habla, en determinada etapa de la humanidad? La literatura constituye, seguramente, una de las manifestaciones artísticas que mejor representan la posibilidad de evidenciar un asomo de respuestas a todos estos interrogantes. Este es el segundo mojón de una, espero, calculo, larga carrera alucinante y admirable, y que me tiene como privilegiado testigo.


¿Dónde se consigue COSMOVISIÓN?


Hace click en el siguiente link:

domingo, 3 de mayo de 2015

DANDO VUELTAS POR LA CAPITAL

Publicación del cuento "¿Puedo salir a jugar con el abuelo?" en la edición N°13 de la revista QU revista de relatos



Con el apoyo del Instituto Superior de Letras Eduardo Mallea, y gracias a la recomendación y tutela de Osvaldo Beker, se publicó en el N° 13 de la revista QU el cuento "¿Puedo salir a jugar con el abuelo?". Este número nos sorprende con algunas de estas cositas:

AÑO 4 - N°13 - ABRIL 2015
۩  Los cuentos “No te preocupes” (Pablo Barragán), “Extraño modo” (Leandro Del Arco), “La última batalla” (Alan Cena), “Mientras las tabas me den con qué” (Marilina Beltrán) y “El diluvio” (Leva Cosanovich).
͏۩  La poesía de María Negro La Negra Negro (“La manzana en el gusano”),Magali Beatriz Fernandez (“Alianzas”), Nora Coria (“Promesas del poeta”), Milly Vázquez (“Enterrados”), Natalia Giannattasio (“Llanto”), Javier Soverna (“Estudiantina”), Florencia Mayra Gargiulo (“Época de frutillas”) y Carlos Hahn (“Anoche”).

۩ “La visión” (Juan José Retamar), “7 a.m.” (Eleonora Vega), “Noche yerma” (Lourdes Massimino) y “¿Puedo salir a jugar con el abuelo?” (Emanuel Ruffa), los elegidos del Instituto Superior de Letras Eduardo Mallea para esta edición.
۩ El cuentito “La caída”, por el jovencísimo Facundo Acevedo.
۩   Varios microficciones “En un soplido”: “Buenos Aires, autopistas del sur” (Eduardo E. Vardé), “El cepo” (Gustavo Boschetti), “Barcas” (Mario Alberto Berardi), “Pasión por ella” (Juan Esteban Bassagaisteguy) y “La cuarta dimensión y el croquisero” (Jorge Cuesta).

۩  Las ilustraciones de Malena Previtali (en tapa y en “Diego y yo”) y deMelinhada Midori (en “Mientras las tabas me den con qué” y “El diluvio”).


¿Dónde se consigue el N° 13 de la revista QU?


Hace click en el siguiente link, y conocé los puntos de venta más cercanos:



jueves, 23 de abril de 2015

COMENZO LA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO EDICION 41°

Es un buen momento para empezar...


La cita se renueva, como todos los años, para que ávidos lectores pueblen el predio de La Rural para conocer las novedades editoriales, probar suerte en las mesas de ofertas y la difícil tarea de encontrar incunables y ediciones de libros discontinuadas. La Feria abrió sus puertas el día de hoy. El acto de inauguración oficial de la 41° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires se llevó a cabo a las 18:00 en la sala Jorge Luis Borges, y este año el elegido ha sido el dramaturgo Roberto "Tito" Cossa, autor de algunas de las obras de teatro más representativas del teatro argentino.

La 41° Feria Internacional del Libro se llevará a cabo desde el 23 de abril al 11 de mayo. Los horarios de visita son: lunes a viernes, 14 a 22, y sábados, domingos y feriados de 13 a 22.

El valor de la entrada general es de $50 viernes sábados, domingos y feriados y $35 de lunes a jueves. Para los menores de 12 años, discapacitados y contingentes escolares el ingreso es sin cargo. De lunes a viernes la entrada es gratuita para jubilados, pensionados, docentes de todos los niveles de educación formal y estudiantes terciarios y universitarios.

Si querés conocer el cronograma de actividades día por día hace click en el siguiente enlace, si no te ofrecemos el cronograma completo haciendo click acá.


lunes, 2 de marzo de 2015

BUENOS CONSEJOS

Reglas para autores principiantes 
(regalo de aniversario, en lugar del buzón de correo)


Título original: Pravila dlia nachinayuschij avtorov, publicado por primera vez en la revista Budilnik, 1885, Nº 12.

Antón Pávlovich Chéjov

A toda criatura recién nacida se le debe lavar con empeño y, tras dejarla descansar de las primeras impresiones, azotarla fuertemente con las palabras: “¡No escribas! ¡No escribas! ¡No seas escritor!” Y si, a pesar de esa ejecución, la criatura empieza a revelar inclinaciones de escritor, pues se debe probar la caricia. Y si la caricia tampoco ayuda, pues deje de la mano a la criatura y escriba “perdido”. La comezón de escritor es incurable.
El camino del escritor, de principio a fin, está lleno de espinas, clavos y ortigas, y por eso una persona de sano juicio debe apartarse por todos los medios de la escritura. Y si el sino implacable, a pesar de todas las advertencias, empuja a alguien al camino de la autoría, pues el desdichado, para atenuación de su interés, debe remitirse a las reglas siguientes:


1) Se debe recordar, que la autoría ocasional y la autoría à propos es mejor que la escritura constante. El conductor que escribe versos, vive mejor que el versificador que no trabaja de conductor.
2) Se debe asimismo fijar bien en la memoria, que el fracaso en la palestra literaria es mil veces mejor que el éxito. El primero se castiga sólo con la desilusión y la agraviante sinceridad del buzón de correo, el segundo acarrea tras sí la fatigosa búsqueda del honorario, el cobro de un honorario de cupones del año 1889, las “consecuencias” y los nuevos intentos.
3) La escritura en pos de “el arte por el arte” es más ventajosa, que la creación en pos del vil metal. Los escritores no compran casas, no van encoupe de primera clase, no juegan a la ruleta y no toman sopa de acipenser. Su alimento es la miel y los acrídidos preparados de Savrasiénkov, su vivienda las habitaciones amuebladas, su medio de transporte andar a pie.
4) La gloria es un parche chillón en los viejos harapos del cantor, y la celebridad literaria es pensable sólo en esos países, donde para entender la palabra “literato” no buscan en el Diccionario de las 30 000 palabras extranjeras.
5) Intentar escribir pueden todos sin distinción de títulos, cultos, edades, sexos, grados de instrucción y situaciones familiares. No se prohíbe escribir incluso a los dementes, los amantes del arte escénico y los privados de todo derecho. Es deseable, por lo demás, que los escaladores del Parnaso sean, en lo posible, personas maduras, que sepan que las palabras “zafiro” y “zarpa” se escriben con “zeta”.
6) Es deseable que éstos, en lo posible, no sean junkers ni estudiantes de gimnasio.
7) Se supone que el escritor, además de las comunes capacidades intelectuales, debe tener por sí mismo experiencia. El honorario más alto lo reciben las personas que han pasado por el fuego, el agua y los tubos de cobre, y el más bajo las naturas no tocadas y no maleadas. Entre los primeros se encuentran: los casados por tercera vez, los suicidas fallidos, los que perdieron el plumón y el polvo, los batidos en duelo, los escapados de las deudas y demás. Entre los segundos: los que no tienen deudas, los novios, los abstemios, las estudiantes de instituto y demás.
8) Hacerse escritor no es nada difícil. No hay anormal que no encuentre su par, y no hay tontería que no encuentre su lector apropiado. Y por eso no te apoques... Pon el papel ante ti, toma la pluma en la mano y, tras incitar al pensamiento cautivo, escribe. Escribe de lo que quieras: de la ciruela pasa, del tiempo, del kvas de Govoróvskii, del Océano Pacífico, de las agujas del reloj, de la nieve del año pasado... Tras escribir, toma en tus manos el manuscrito y, sintiendo en las venas un temblor sagrado, ve a la redacción. Tras quitarte los chanclos en el recibidor e informarte: “¿Está acaso el sr. redactor?”, entra al santuario y, lleno de esperanzas, entrega tu creación... Después de eso, acuéstate una semana en el diván de la casa, escupe al techo y deléitate con los sueños; a la semana, ve a la redacción y recibe tu manuscrito de vuelta. Tras esto sigue llamar a las puertas de otras redacciones... Cuando todas las redacciones sean recorridas y el manuscrito no sea aceptado en ningún lugar, publica tu obra en una edición aparte. Se hallarán lectores.
9) Hacerse un escritor que publican y leen, es muy difícil. Para eso: sé incondicionalmente instruido, y ten un talento del tamaño, siquiera, de un grano de lenteja. Por la ausencia de grandes talentos son apreciados los pequeños.
10) Sé honrado. No hagas pasar lo robado como tuyo, no publiques lo uno y lo mismo en dos ediciones a la vez, no te hagas pasar por Kúrochkin, y a Kúrochkin por ti, no llames original lo extranjero y demás. En general, recuerda los diez mandamientos.
11) En el mundo de la prensa existe el decoro. Aquí, tanto como en la vida, no se recomienda pisar cualquier cayo, sonarse con un pañuelo ajeno, meter los cinco en el plato ajeno y demás.
12) Si quieres escribir, pues procede así. Escoge primero el tema. Ahí se te da libertad absoluta. Puedes utilizar el abuso y hasta la arbitrariedad. Pero, para no descubrir América por segunda vez y no inventar la pólvora de nuevo, evita los temas que hace tiempo fueron recorridos.
13) Tras escoger el tema, toma en la mano una pluma no mohosa y, con una letra legible, sin garabatos, escribe lo deseado en una cara de la hoja, dejando la otra sin tocar. Lo último es deseable no tanto para el aumento de las ganancias de los fabricantes de papel, como en vista de otros, elevados motivos.
14) Al dar rienda suelta a la fantasía, retén la mano. No la dejes perseguir la cantidad de renglones. Mientras más breve y brusco escribas, más frecuente te publican. La brevedad no estropea el asunto en absoluto. La resina estirada borra el lápiz en nada mejor que la no estirada.
15) Tras escribir, firma. Si no persigues la celebridad y temes que te peguen, utiliza un seudónimo. Pero recuerda que cualquiera sea la visera que te oculte del público, tu apellido y dirección deben ser conocidos por la redacción. Esto es necesario en caso de que el redactor quiera felicitarte por el año nuevo.
16) El honorario cóbralo al instante después de la publicación. Los adelantos evítalos. El adelanto es devorar el futuro.
17) Tras cobrar el honorario, haz con éste lo que quieras: cómprate un barco, seca un pantano, tómate fotografías, encarga una campana a Finlandés, agranda tres veces el polisón de las mujeres... en una palabra, lo que quieras. La redacción, al dar el honorario, da una libertad de acción absoluta. Por lo demás, si el colaborador desea presentar a la redacción la cuenta, por la que se verá cómo y dónde gastó su honorario, la redacción no va a tener nada en contra.
18) En conclusión, lee otra vez los primeros renglones de estas Reglas.

lunes, 9 de febrero de 2015

XIII CONCURSO LITERARIO MI VIDA Y MI TRABAJO

Mención especial: Cosas que uno no se detiene a observar

AIRE PURO

Del otro lado de la cordillera


Mención especial por la participación en en el XIII Concurso literario MI VIDA Y MI TRABAJO.

Texto seleccionado: Cosas que uno no se detiene a observar (incluido en el volumen SER SALVAJE).

lunes, 2 de febrero de 2015

UNA FORMA, UN ESTILO, UNA VOZ


SER SALVAJE

Empecemos por el principio 


Como cualquier escritor —sin saber cómo ni por qué—, un día empecé a escribir. Bueno, en realidad, sí se por qué empecé a escribir —había terminado de leer "El Alpeh" y comenzaba con "Ficciones"—, pero es hasta el día de hoy que no puedo develar el cómo. Empecé poco a poco a descubrir nuevas formas, nuevas herramientas, nuevos estilos, nuevos horizontes. Me ayudó muchísimo haber ingresado al Instituto Superior en Letras Eduardo Mallea. Allí, sentí por primera vez la calidez de los grandes, y logré identificar —según lo que me dictaba mi voz de lector y escritor interior—, poco a poco, una forma, un estilo, una voz. Bajo la tutela de Osvaldo Beker, y junto al compromiso de Zeit Ediciones, este libro se termino de imprimir en el mes de noviembre de 2014.



SER SALVAJE®, nace como el reflejo de dos años de trabajo, búsqueda y experimentación literaria. Este es mi primer volumen de cuentos reunidos. Con una gama de 28 cuentos cortos, de variados estilos, formas dispares y nuevas voces que se despiertan con el correr de la páginas, este libro reúne las características de un libro que demuestra que de principio a fin lograr sembrar, como un campesino que cultiva los campos, una incógnita en la mente de sus lectores.


Diferentes ideas se reflejan en los diversos pensamientos de los personajes que integran cada uno de los relatos. ¿Cómo es un día en la vida de un vagabundo? ¿Qué hacen por las noches las personas que sufren de insomnio? ¿Qué pasa cuando se descubre un secreto en común que involucra a dos familias? ¿Existe la amistad incondicional? ¿Alguna vez te viste a vos mismo en la vereda de en frente sentado? ¿Puede terminar en tragedia una fiesta?

PROLOGO


SER SALVAJE

Una forma, un estilo, una voz  


Rubén Darío dijo, entre otros versos celebérrimos, lo siguiente: "Yo persigo una forma". Eso muy bien lo podría reproducir, con palabras literales, Emanuel Ruffa, quien ha buscado una voz (y ha encontrado), un estilo, un modo de composición de sus cuantiosas narraciones, construidas a partir de una cantera admirable, que causa, oh, cierta envidia. 


Amén de los guiños cortazarianos, carverianos y borgeanos, cuya identificación, explícita o implícita, constituye un desafío lúdico para el lector, y de los que conviene intentar extraer su pertinencia, Emanuel Ruffa, aparte de una notoria voluntad de extensión, de expansión, de digresión, alimenta el deseo de ostentar, y ostenta, una preocupación por las palabras que se manifiesta en sus sintomáticas alusiones metalingüísticas (celebro el hecho de que, en Ser Salvaje, nunca es caprichoso).

Osvaldo Beker, primavera de 2014